viernes, 16 de enero de 2009

Gran Hermano - La final

Ya se acerca la final de Gran Hermano. Los elegidos han sido Iván, Almudena y Orlando.



En la edición más manipulada de la historia del programa, han conseguido llegar a la final concursantes que en cualquier otra edición hubiesen sido criticados y expulsados casi de inmediato. La actitud prepotente de Iván unida a la inexistente falta de dinero en su vida real, la actitud prepotente de Almudena unida a la existente falta de educación, y el paso sin pena ni gloria unida al haberse escondido ante cualquier problema habitual en una convivencia de Orlando (que a Polamares fue su posible motivo de expulsión), hacen que el que ellos sean los tres finalistas se pueda calificar de curioso.

¿Razones? La respuesta es muy sencilla: manipulación. Nos han enseñado sólo lo bueno de Iván y Almudena, sus bromas (con las que no puedes evitar reirte), peleas,... Pero nunca ha salido cómo Iván presume de sus coches y propiedades. Y a pesar de que a los expulsados se les acusa de haber criticado por detrás y de haber sido malos compañeros con ellos, ¿es que nadie ha visto cómo criticaban en un rincón? A Loli se le acusó de pasarse todo el día en la cama, pero, ¿qué diferencia hay entre eso y llevarse todo el día en remojo en el jacuzzi?

Iván presume de ir de frente y de que no tiene que pedir perdón, sino de que se lo pidan a él. Perdona, pero eso es ser prepotente. Sin embargo hay más motivos que hacen que estos tres sean finalistas, además de la manipulación.

Lo primero, es la poca "calidad" de los concursantes que han sido expulsados. No han sabido vencer a Iván (ni dentro ni fuera), y, evidentemente, no han sabido perder. Esto ha hecho que la imagen de Iván creciese y la de ellos se deteriorase (hasta la actitud miserable de Julito).

Después ha sido otro tipo de manipulación: el blog "del gato". Mientras que en las primeras ediciones era María Teresa Campos, en su programa Día a Día, quien literalmente decidía quién ganaba (recordamos a Sabrina), en estos tiempos modernos, es el anterior blog el que ha narrado (sin ninuguna objetividad) la convivencia. Posicionado como Ivanista, de todos es sabido el gusto de Mercedes Milá por su gato encerrado. Y es que, la mejor presentadora que puede tener este programa se ha dejado manipular por sus opiniones. Lo más probable es que sea pensando que lo que el gato opina es lo que opina la mayoría.

Y es la mayoría la última razón. Pensar que la mayoría de la audiencia ha decidio que Iván sea salvado es absurdo (lo siento Mercedes, pero es así). Al igual que en Eurovisión, algo hay que cambiar, y eso es el televoto. No es realista que desde un mismo teléfono se pueda votar infinitas veces. Y si esto ocurre, no es la mayoría la que decide, sino el que se gaste más dinero.

Decir que el que haya llegado Orlando a la final es por no haber estado en contra de Iván, y el "odio" hacia los anti-ivanistas de la casa. Porque ayer perfectamente podría haberse quedado Liz, e mi opinión, la mejor concursante de este año. Se merecía ganar por estratega y saber convivir, necesidad de dinero, y haber dado un juego que sólo sería posible juntando a los tres finalistas. Lástima.

Así que, entre Iván y Chiqui, que gane Iván. Y que cuando gane, que sepa ganar. Así, los que no saben perder no puedan criticarle. Y si lo hacen, se le perdonará a Ivan esto. Total, otra actitud reprochable más...

No sé cuando será la última gala, pero deseando estoy de que llegue para que la edición más larga y manipulada de la historia llegue a su fin ( y así quede menos para la próxima edición. Como diría Kiko: "Claaaaro".

1 comentario:

Imallin dijo...

Buenísimo el rumor que circula por la web, de que el follonero está detrás del personaje de Iván. Entra en:

http://www.vertele.com/noticias/detail.php?id=21598&tpgPage=1#coments

Esta noche veremos la verdad, y si el rumor es cierto, será la última y mejor sorpresa de esta edición de GH.

Lejos de hacer daño al formato, como dicen algunos, seguro que lo reforzará para próximas ediciones.

Videoteca